Santrich será buscado hasta por la Interpol

El camino que le queda a Jesús Santrich es tan enredado como la trocha por la que se evadió el pasado 29 de mayo al parecer en compañía de Juan Bautista Hernández Aro, alias Daniel, un chileno afín a la ideología Farc, como lo afirmó el director de la Unidad Nacional de Protección, UNP, Pablo González.

Ayer, ante su ausencia en la Corte Suprema de Justicia a la que fue citado para rendir indagatoria por narcotráfico, el alto tribunal emitió una orden de captura cuya finalidad no es ser extraditado, sino que comparezca nuevamente para aclarar su participación en este presunto delito del que se le acusa desde el 2018.

“Atendiendo a la inasistencia injustificada de Seuxis Paucias Hernández Solarte a la diligencia de indagatoria programada por el día de hoy (…) resolvió dictar orden de captura con fines de indagatoria en su contra por los delitos de concierto para delinquir agravado; fabricación, tráfico o porte de estupefacientes”, dijo la Corte Suprema de Justicia.

Como medida de prevención y ante información sin confirmar de la posible salida del país del exjefe guerrillero, la orden de captura fue remitida a la Interpol y tiene el carácter de “notificación roja”, lo que le da el carácter de prioridad a las autoridades de 194 países que iniciarán su búsqueda.

El presidente Iván Duque activó todos los protocolos para iniciar con el rastreo y posterior aprehensión en Colombia o en el exterior. “He dado la instrucción a toda la Fuerza Pública de trabajar con la Fiscalía para capturar a este sujeto”, dijo el Presidente.

Duque recalcó que aquellos exguerrilleros que cumplan con su reintegración tendrán acompañamiento estatal, y los que no, les caerá todo el peso de la ley.

El 9 de abril de 2018, la Fiscalía capturó en Bogotá al exjefe de Farc por solicitud de EE. UU. que envió un pedido de extradición en el que alegaba que Santrich conspiró para enviar 10 toneladas de cocaína a ese país. La JEP asumió el caso alegando que era el juez natural del excombatiente y solicitó las pruebas a la Fiscalía, cuyo representante en ese entonces, Néstor Humberto Martínez, alegó que no las tenía. La justicia especial solicitó entonces las pruebas a EE.UU. y desde ese país respondieron que todo estaba en el indicment y no tenían porque enviarlas. Acto seguido, la JEP ordenó la libertad de Santrich, pero fue recapturado. Días después la Corte Suprema ordenó la libertad alegando su fuero por ser congresista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *